miércoles, 7 de noviembre de 2012

Bukowsky




Tu pluma rasga
el corazón
cuando dibujas
princesas en el barro

Extraña realeza la tuya
que ni estrellas fugaces
parece atesorar

Cada puesta de sol
sacude en las páginas
la ceguera del hombre
acomodado

Pero no todo es precipicio

Hasta la noche más sórdida
esconde dulce de palabras
en sus callejones

No hay comentarios:

Publicar un comentario