domingo, 24 de junio de 2012

Sergio






La vida se desmaya
en una gruta 
sangrando muerte. 

Sin latidos.

Ya no te alumbra la luna,
esconde su luz entre
las manos inmóviles
y proyecta sombras
en la cima de un abismo.

¿Cómo aventar la mies
cuando el dolor empapa
de cansancio las alas?

La rabia vicia el rumbo
del universo a bofetadas
en los versos.

Todo deambula lento
hacia la luz.

Hacia el final
sin freno avanza la noche.

Quiero someter la bravura
de este mar,
aguas que desmenuzan 
en la razón los pliegues.

Pero no puedo.

No puedo moldear
la paz con este lodo,
tu figura sí,
robado el aliento,
no los sueños 
que ayer mismo imaginaba.

Incapaz de pintar 
en baldío 
un roble que atestigüe 
el tiempo
cierro los puños.

Dormido quizás.

Engañar el último paso,
y convertir
en soplo la espina
que atraviesa tu centro.

Quizás soñando.

Otra forma no sé..

No hay comentarios:

Publicar un comentario