jueves, 21 de febrero de 2013

Fin de Otoño



Es tu presencia 
la que permite amaneceres
en mis costas..

El sol trasiega en tus manos
caricias que reducen
a polvo los inviernos.

En ellas atisbo los horizontes
quebrados de lágrimas
en mis espaldas,

y las fronteras prohibidas
que cosían a los párpados
la tristeza ..

Se conforman ahora
las rocas del pecho
con miradas 
de viento inalcanzable
en los tejados
que nos cubren..

Y salpican desde entonces
tras mi sombra
tus mareas..

2 comentarios:

  1. Siempre gusta que te digan que te qjieren, pero si ademàs es con arte, entonces se convierte en un placer desmedido.
    Bonito poema.

    ResponderEliminar
  2. un beso desde huesca3 de septiembre de 2013, 7:38

    Desde Wesconsin te mando un beso de nata y cava y tirones de orejas.
    FELICIDADESSSSSSS!!!

    ResponderEliminar